Un pedal digno de la realeza

Vivo por momentos como este, ese efecto mariposa que provoca que un comentario super casual en una pizzería sobre el hecho de que tengo una banda y toco la guitarra me lleve hoy a estar escribiendo este post. Es que así lo conocí a José, que es guitarrista y trabaja en la pizzería a la vuelta de mi ex trabajo y transformó mis 10 minutos de ir a buscar el almuerzo en charlas copadas de sonido, música y por sobre todo del empuje que necesitamos a veces para darnos ánimos a hacer esto que realmente queremos.

Como muchos que estoy viendo actualmente José se animó a empezar a experimentar a hacer sus propios pedales y tuve la suerte de que me lo haya prestado para poder probarlo y entender que no es una idea tan loca como muchos pensamos hacer nuestros propios pedales.

 Disney no vengas a hinchar!

Disney no vengas a hinchar!

Lo primero que llama la atención por supuesto es el diseño. Nada menos que La Cenicienta es la imagen de un pedal para quien busca un sonido sucio, ¿casualidad?. Bueno, un poco sí, jaja. José usa como cajitas para sus pedales lo que tiene a su alcance y lo aprovecha y recicla. En este caso le tocó a la lata de uno de los perfumes de su hija pequeña, pero la verdad es que sin querer con eso le dio a su pedal una identidad de imagen y un algo extra sin siquiera buscarlo. El otro detalle en relación a la lata que no me parece un detalle menor es que el hecho de que sea algo abierto hace muy fácil la posibilidad de abrirlo para usarlo con batería sin necesidad de estar desatornillando ni atornillando nada. Yo de todos modos lo usé directamente con mi fuente de pedales (9v-)

Este pedal es un ---- Mezcla de RAT y Fuzz según como se lo ecualice. Para que tengan en cuenta antes de escuchar los audios fue usado con una guitarra Italia Maranello Speedster ii, con 2 micrófonos Humbuckers y un amplificador Laney de 35W, un sonido bastante gordito, tendiendo a los graves.

Por experiencias previas estaba predispuesta a encontrarme con un gran sonido a masa al enchufarlo, pero no, nada. Este pedal es igual de silencioso que cualquiera de mis otros pedales.

Con la distorsión se logran sonidos con más ataque, no sé por qué no grabé a modo demostración esos extremos. O sea, no es un sonido que yo use por ser más metalero quizás, pero sé que debería haberlo grabado así también (algo a mejorar para la próxima vez que haga este tipo de post). 

El fuzz fue definitivamente la forma de ecualización que más me gustó, porque al ser justamene un pedal que fusiona los dos sonidos me fue mucho más sencillo lograr un fuzz con cierta definición para que la guitarra no quede tan perdida sin ataque, algo que siento que cuando tenés un bajo o más de una guitarra en una banda te podés costear, pero en modo dúo me hace sentir que pierde fuerza la banda si la guitarra no tiene cierta presencia. Por supuesto todo esto es subjetivo a la búsqueda de sonido de cada uno. 

Grabé también fragmentos de dos de nuestras canciones para escucharlo en un contexto que fuera más "real" a mi oído que algunos firuletes perdidos.

En este primer track lo grabé usándolo una vez con el pedal a modo distorsión y otra a modo fuzz para que puedan escuchar las diferencias en el sonido dentro de la misma canción (incluso se puede escuchar mejor lo que les decía del ataque en la distorsión, aunque tiene resto para que la pongan más filosa aún).

En el que sigue lo utilicé a modo fuzz junto a un whammy para escuchar como funcionaría con los pedales que uso siempre.

En conclusión es un pedal super interesante, práctico y versátil con muchas posibilidades para jugar. 

Si quieren darse una chance de hacerlo José me dejó el LINK a una de las webs donde encuentra los circuitos y requerimientos para armar todo tipo de pedales con los que se puede ir jugando para encontrar el sonido que cada uno está buscando.

Como siempre, la cuestión está en animarse y perderle el miedo a salir de nuestra zona de confort y hacer algo nuevo.

C